Hombre mata a almacenero que no le quiso fiar cerveza

Share on facebook
Share on twitter
Share on email

Un dramático hecho se vivió en la localidad de San Justo, en Buenos Aires, Argentina, luego de que un hombre matara a un almacenero de nacionalidad boliviana por negarse a fiarle dos latas de cerveza.

El hecho ha causado conmoción en Argentina debido a la bestialidad con la que actuó el homicida, ya que al comerciante lo golpeó en la cabeza con un “nunchaku” -arma utilizada en artes marciales-, lo tiró al suelo y lo apuñaló varias veces.

“Estaba muy drogado” /  Según consignó el medio Crónica, la tragedia se produjo la tarde del sábado 26 de junio, cuando Matías Andrade, en estado de ebriedad, ingresó a un almacén de San Justo y consumió dos latas de cerveza, para luego intentar irse sin pagar.

El comerciante, de nombre Silvestre Reynaldo Quiroz, se negó a fiarle lo consumido y fue ahí cuando comenzó el altercado, que luego terminaría en un terrible crimen. El hecho ocurrió a plena luz del día, en la vía pública, y a la vista de vecinos y la propia familia de Quiroz, quien murió en el Hospital Balestrini de Ciudad Evita horas después.

Matías Andrade, en su escape, asaltó y amenazó a dos personas de 53 y 66 años, para después robarles sus autos, sin embargo fue capturado esa misma tarde, luego de que chocara uno de los vehículos y los vecinos lo reconocieran, reteniéndolo hasta que llegara la policía.

Dice que no recuerda nada  /    “Estaba muy drogado y no me acuerdo de nada”, fueron parte de las declaraciones de Matías tras ser detenido. En una primera instancia, se negó a declarar ante el fiscal, quien le imputó los delitos de homicidio agravado criminis causa y robo calificado por el uso de armas en dos hechos.   Las pruebas en su contra son varias. El delito quedó registrado en una cámara de seguridad de la zona y existen numerosos testigos del ataque. Además, cuando fue detenido, el homicida estaba cubierto de sangre en el rostro y ropa.

La autopsia al cuerpo de Reynaldo dejó en evidencia la crudeza del asesinato. Recibió varios golpes de “nunchaku” en la cabeza y el cuerpo. Sin embargo las heridas que le provocaron la muerte fueron las puñaladas: recibió nueve en total entre la cabeza y el cuerpo y un corte profundo en el tórax.

Por Meganoticias