Hombre asesina a su novia embarazada, sus dos hijastros y a niña de 11 años en una pijamada

Share on facebook
Share on twitter
Share on email

Un espantoso crimen sorprendió a dos familias del Reino Unido. El cuerpo sin vida de una madre embarazada, identificada como Terri Harris, fue encontrado dentro de su casa junto a los cadáveres de sus dos hijos y una amiga.Harris y sus dos hijos, Lacey Bennett, de 11 años, y John Paul Bennett, de 13, fueron encontrados muertos, la mañana del domingo 19 de septiembre de 2021, en la casa ubicada en el pueblo de Killamarsh, en el condado de Derbyshire, Inglaterra, detalló el Daily Mail.

Una amiga de Lacey, Connie Gent, igualmente de 11 años, también fue hallada muerta dentro de la casa. La niña disfrutaba de una pijamada junto a la familia la noche anterior al trágico hallazgo.

El novio de Harris, Damien Bendall, de 31 años, estaba en el sitio del crimen y fue llevado hasta un hospital cercano, donde los doctores se percataron de que tenía varias heridas autoinfligidas.Posteriormente, el hombre, quien es el sospechoso principal del crimen, fue arrestado. La policía está investigando el incidente como un asesinato y por los momentos no está tras la búsqueda de nadie más, informó el Mirror.

Mantenía su embarazo en secreto

Un vecino de Harris dijo que ella y su madre mantenían una relación cordial y amistosa y aseguró que le comentó a la mujer que se encontraba embarazada, pero que desafortunadamente no podía contárselo a nadie.“Terri le dijo a mi madre que estaba embarazada, pero que todavía no podía decírselo a nadie porque el embarazo aún estaba en una etapa muy temprana”, declaró.

Además, el vecino de la víctima también admitió que no escuchó nada en el momento que ocurrió el trágico crimen. Sin embargo, dijo que la noche anterior sí llegó a escuchar “peleas y gritos”.

“Ella vivió aquí durante un par de meses. No escuché nada cuando ocurrió el ataque, pero la noche anterior hubo una discusión, estaban gritando. Es tan desgarrador porque los niños pequeños no han hecho nada malo”, agregó.

Familiares de los niños están devastados

Jason Bennett, el padre de John y Lacey, tuvo que regresar anticipadamente del condado de Devon, donde se encontraba de vacaciones en el momento que ocurrieron los asesinatos.

El padre de los niños lloró desconsoladamente mientras dejaba unas flores durante una vigilia que se organizó, el lunes 20 de septiembre, cerca del cordón policial alrededor de la casa. Cuando los medios le preguntaron cómo se sentía, respondió que se encontraba “con el corazón roto; millones de piezas; destrozado”.Los abuelos paternos, Debbie y Trevor Bennett, también recordaron a sus nietos entre lágrimas, y los describieron como “los niños más educados que jamás conocerán”. Se acercaron al lugar de los hechos para depositar flores en memoria de todas las víctimas.

Por Meganoticias