PDI y Fiscalía descartaron denuncia de violación grupal en Chiloé

Share on facebook
Share on twitter
Share on email

Pericias policiales determinaron que no existió el ataque sexual.

Cámaras de seguridad confirmaron que la mujer estaba en una casa en el momento que dijo haber sido atacada en la calle.  La PDI y el Ministerio Público de la ciudad de Castro, en la isla grande de Chiloé, descartaron una denuncia de violación grupal en contra de una mujer mayor de edad.

Luego de que se diera a conocer la noticia tras la comparecencia de la supuesta víctima ante la policía y la Fiscalía, ambas instituciones iniciaron investigaciones para aclarar el caso y encontrar a presuntos responsables del delito denunciado, supuestamente perpetrado durante la madrugada del sábado.   Sin embargo, dichas diligencias terminaron por descartar la denuncia. Emilio Massú, jefe de la Prefectura de la PDI en Chiloé explicó que “tras contrastar las declaraciones en base a las inconsistencias de las mismas se solicitó una nueva orden de investigar por parte del Ministerio Público, las que finalmente permitieron establecer inconsistencias en las declaraciones en primera instancia”.

“Sobre la base de lo anterior se realizaron las pericias sexológicas del caso, entrevistas de testigos que posicionaban a la eventual víctima en lugares distintos de los señalados en primera instancia, por lo tanto se pudo comprobar que no había veracidad en los hechos señalados”, añadió el policía.   Y Carmen Barra, vocera de la Fiscalía local, entregó más detalles: “Luego de intensas diligencias ordenadas por el fiscal y ejecutadas principalmente por oficiales de la Brigada de Delitos Sexuales de la PDI y especialmente a través de análisis de cámaras de seguridad y de la declaración de testigos presenciales, se ha logrado determinar que la denunciante se mantuvo en un inmueble ubicado en el sector céntrico de Castro desde la tarde del viernes hasta momentos antes de realizar la denuncia”.

Esto descartó que la mujer hubiera sido atacada en la calle el día y a la hora que dijo haber sido víctima del ataque, supuestamente tras haber tomado un taxi en el que viajaban también cuatro hombres el sábado de madrugada.