Horror en Neuquén: dos hermanos decapitaron a su padre y se sacaron una selfie.

Share on facebook
Share on twitter
Share on email

Según sus propios familiares, el hombre de 51 era alcohólico y golpeaba a su mujer y a sus hijos. A las pocas horas una testigo del crimen murió en un incendio . Un hombre de 51 años fue asesinado y decapitado en la ciudad neuquina de Zapala y por el crimen detuvieron a dos de sus hijos. Según relataron familiares de los imputados, el móvil del ataque fueron los reiterados maltratos a los que la víctima sometía a su esposa e hijos.

El terrible hecho se produjo  en el barrio Zona II de Zapala. Orlando Jara (51) se encontraba junto a sus hijos de 21 y 27 años y tras una fuerte discusión salió a la calle a los gritos. Allí fue atacado a puñaladas y golpes con un hierro por los dos jóvenes.

Según publicó el medio local La Mañana de Neuquén, el mayor de los hermanos “decapitó a su padre, colocó la cabeza sobre su tórax, se sacó una selfie y se la envió a un amigo”.Tras el crimen, los dos hermanos quedaron detenidos y esta mañana fueron sometidos a una audiencia de formulación de cargos en los tribunales de Zapala. La fiscal jefa Sandra González Taboada y el fiscal de la causa Marcelo Jofré acusaron a los dos sospechosos coautores del delito de “homicidio agravado por el vínculo” y pidieron que queden detenidos con prisión preventiva por considerar que existe el riesgo de que entorpezcan la investigación.

En ese sentido, la fiscal remarcó que “hay testigos que han manifestado su temor” a los acusados y que, incluso, algunos de ellos tienen custodia policial . Además, uno de los vecinos también manifestó que fue intimidado por uno de los imputados con un cuchillo.Ante este planteo, la Justicia de Garantías dispuso la prisión preventiva por sesenta días para ambos acusados y fijó un plazo de investigación de cuatro meses.Por su parte, Diego Jara, el hermano del medio, dijo hoy al diario Río Negro que “los vicios” de su padre “hicieron decaer mucho” a su familia.

“Él siempre estaba borracho y nos golpeaba mal. Se la agarraba con mi mamá y a nosotros no nos quedaba otra que poner el cuerpo por ella. Yo no podía ver llorar a mi mamá en el piso porque mi papá le estaba pegando”, recordó el joven entre lágrimas.”Ahora estoy partido al medio porque nunca imaginé que iba a llegar a esta situación. Nosotros siempre buscamos hacer las cosas bien. Nunca fuimos de tomar alcohol, de tomar porquerías que te dan en la calle”, dijo.