Jugadores de rugby desfiguraron el rostro de un estudiante porque les pidió no ensuciar la playa

Share on facebook
Share on twitter
Share on email

Un escándalo envuelve al equipo La Plata Rugby Club, debido a que dos de sus jugadores dieron una brutal golpiza a un estudiante en el popular balneario de Claromecó, en Argentina.   Los agresores se encontraban participando de una fiesta clandestina cuando se encontraron con Ramiro Di Francesco, de 26 años, quien limpiaba la playa junto a su hermano Felipe, de 23.El padre de la víctima, Guillermo Di Francesco, afirmó a medios locales que los jugadores estaban borrachos y en actitud violenta.

Los sujetos, mayores de 30 años, se molestaron porque Ramiro les pidió que no quemaran una caja con basura, pues ellos estaban allí para limpiar la playa.Sin embargo, en medio del alterado en que se encontraban los hombres, empezaron a insultar a Ramiro, pero prefirieron descargar su rabia contra Felipe, el hermano menor.  “Vinieron estos pibes borrachos —explicó Guillermo Di Francesco—, agarraron la caja en la que juntaron la basura y la tiraron al fuego. Entonces mi hijo mayor les dijo: ‘No hagas eso, porque nosotros nos llevamos la basura’ y respondieron. ‘¿Pero vos quién sos para decirme?’ y le pegaron a Felipe, el hermano menor. No hubo ninguna discusión, nada, pero le pegaron al otro que no tenía nada que ver”.

Las lesiones de Felipe incluyen una doble fractura del tabique nasal, cuatro dientes rotos, un traumatismo en un ojo y un corte en la cara. Se conoció que no es la primera vez que los atacantes se ven involucrados en hechos parecidos.  El padre de los damnificados agregó que los señalados jugaban en el Club Cazadores y que al mudarse de Tres Ríos a la Plata, se cambiaron a La Plata Rugby Club.Con fama de violentos y desordenados, Di Francesco espera que la justicia se encargue de que paguen por la agresión a su hijo y que sean expulsados del equipo, no solo por el ataque, sino por el mal ejemplo que dan al participar en una actividad clandestina.

“Son rugbiers, todos trabados, musculosos, le pegaron dos trompadas de callados y, cuando se estaba cayendo, le pegaron otra más con la que les partieron todos los dientes. No fue una pelea, porque Felipe no es de pelear, le pegaron de callado, de cobardes”, soltó indignado el padre de los jóvenes.

Por Meganoticias